miércoles, 23 de diciembre de 2015

SOS por el Norte



Decía yo en twiter ayer mismo
Cómo me crispa
que se pinte de negro
el fértil norte.
Y es que  ante Una oleada de incendios forestales que pone en alerta el norte de España, uno no puede quedarse callado y ha de GRITAR ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh, cómo me duele! Más de cien incendios un día antes de las elecciones generales en España ¿cómo se come esto, rediós? Asturias, la más castigada, en concejos como Cangas del Narcea y El Franco, donde las llamas obligaron ayer al desalojo de varias familias.
La Guardia Civil se encargará de determinar ahora qué porcentaje de estos fuegos ha sido intencionado, aunque el presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla, ha apuntado como causa la quema intencionada con objeto de conseguir pastos, lo que ha calificado de "error", ya que "está demostrado científicamente que quemar el monte deteriora de manera extraordinaria el suelo".
En Navarra, el Gobierno foral ha dado por controlado el incendio que se declaró el sábado en una zona de monte arbolado de la localidad de Igantzi. También está prácticamente extinguido el incendio que obligó a desalojar dos casas rurales y cinco viviendas cerca del monte Igueldo (San SebastiánY en Galicia, también ha quedado extinguido el incendio que comenzó el sábado en el ayuntamiento orensano de Carballeda de Valdeorras.
Expertos han apuntado a la quema de matorral para apertura de pastos como causa de la mayoría de los incendios, que se producen en invierno "de manera recurrente" para preparar el monte al ganado que sube en primavera. Unas prácticas que se remontan siglos atrás, ha explicado Virginia Carracedo, investigadora de la Universidad de Cantabria, pero antes "se hacían de forma controlada, se preparaba el terreno y se elegían episodios de poco viento". Para el delegado de SEO/BirdLife en Cantabria, Felipe González, hay que plantearse una nueva política que no sólo se centre en la extinción y haga mayor hincapié en la prevención y la gestión de los pastos para la ganadería.
No obstante, distintas organizaciones ecologistas han adelantado  que la quema de matorral para la preparación de pastos para el ganado, muy habitual en la cornisa cantábrica, es la causa principal de la mayoría de los fuegos. Por ello, Theo Oberhuber, portavoz de Ecologistas en Acción, ha demandado a las administraciones que prohíban durante todo el año esta práctica, pues "debido a los efectos del cambio climático, las épocas de máximo riesgo se pueden producir ya en cualquier momento".
Ha señalado que, ante las condiciones meteorológicas de los últimos días, con temperaturas inusuales para esta época del año y vientos del sur más cálidos, las administraciones deberían haber tomado "medidas preventivas". Respecto a la relación entre los incendios forestales y la nueva Ley de Montes, que abre la puerta a la especulación urbanística en el suelo quemado si se estima de interés público, ha explicado que este mecanismo aún no se ha utilizado y muchas comunidades se han comprometido a no aplicarlo "tras el rechazo social que generó en su día".
Para Diana Colomina, coordinadora de restauración forestal de WWF, la mayor parte de los incendios forestales que tienen lugar en cordillera cantábrica en invierno tienen relación con la quema de matorral para producir pastos de calidad de cara a la primavera, "labor con un fuerte arraigo y un uso generalizado en la zona". Ha asegurado que nos encontramos ante un nuevo escenario climático, con altas temperaturas, periodos de escasas lluvias y fuertes rachas de viento, y un nuevo contexto que facilita el abandono del medio rural, "lo que predispone a que nuestros bosques estén listos parar arder". Por su parte, SEO/BirdLife ha abogado porque se abra una profunda reflexión sobre las políticas de lucha contra el fuego de las administraciones públicas y ha insistido en la necesidad de un plan de gestión centrado en la prevención y en un cambio de estrategia.
Dice Luis Miguel Domínguez en su twiter :Se suicidan a nuestra costa. Desfiguran la tierra de sus mayores y de los nuestros. Son MALA GENTE. 

Antonio Vercher, el fiscal coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo en España, informó el martes de que desde el servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) se ha enviado a Asturias a cuatro agentes de refuerzo para las labores de análisis de los incendios. La solicitud de apoyo se cursó desde Asturias, una de las comunidades del norte de España más afectadas por la oleada de fuegos del fin de semana. De momento, señaló Vercher, se ha abierto un “expediente gubernamental” de investigación por esos incendios y se está en una fase previa en las indagaciones. El fiscal señaló que hay “elementos” que pueden dar lugar a suponer que la gran cantidad de fuegos pudieran ser “intencionados”.
Lo raro de esta oleada es que se ha producido mucho más temprano, pues suele ser hacia febrero o marzo, cuando ya se han secado las nieves, y por el número inusitado de fuegos que se han concentrado en tan escaso espacio de tiempo. Así lo admite el capitán Salvador Ortega, del Seprona de la Guardia Civil, aunque prefiere no adelantar nada de la investigación que está llevando a cabo el instituto armado. “El informe que hicimos sobre la oleada de incendios en Galicia en 2006 tardó un año y concluyo que no había relación entre ellos, salvo, tal vez, por el efecto llamada”, explica Ortega y añade: “La reincidencia en los delitos de piromanía es bastante habitual”.
En los últimos días, muchas voces han lanzado la idea de que al menos una parte de los incendios han sido intencionados, empezando por el consejero de Presidencia del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, que afirmó el sábado que “todo parece indicar” que alguno de los fuegos fue provocado.
En cualquier caso, fue “muy sorprendente” la velocidad a la que avanzaba el fuego y unos focos que parecían “venir de todas partes”, dice José Rodríguez Hernández, ganadero de 59 años, frente a sus vacas, alguna de las cuales estaba aún completamente tiznada del humo de los últimos días. Rodríguez Hernández, vecino de El Franco, ha perdido su casa, se la comieron el sábado las llamas, y está viviendo con su hermana. “Yo nunca había visto algo así, parece que se haya quemado Asturias entera”, decía.
En El Franco se han quemado un puñado de casas, aunque el número exacto aún no se sabe porque no se ha hecho el recuento de daños, señala la alcaldesa del municipio. Pero a unos cientos de metros de la de Rodríguez Hernández, al otro lado de un valle, está otra de las viviendas quemadas.
En definitiva
Cómo me crispa
que se pinte de negro
el fértil norte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario